La Tónica o Tonic: Historia, orígenes y variedades

La Tónica actual proviene de lo que en su tiempo se denominaban Aguas Tónicas.Tónicas (Tonics)

Hacia el 1600 se comenzó a emplear como remedio contra el paludismo y la malaria un extracto de la corteza del Árbol de la Fiebre, originario de Perú, el cual ya empleaban los antiguos Incas.

Este extracto se siguió utilizando hasta alrededor del 1820 cuando dos científicos (Caventou y Pelletier) establecieron su principal componente activo y lo denominaron Quinina.

Un poco antes, en 1783, Johan Jacob Schweppe inventó un sistema para agregar anhídrido carbónico al agua embotellada, que constituiría la primera Tónica tal y como la conocemos hoy en día, con burbujas.

Más adelante Schweppe creó su propia empresa en Londres, y con el paso del tiempo comenzó añadir a su Agua Tónica el extracto del Árbol de la Fiebre (más tarde Quinina) y a emplear ésta como jarabe o remedio contra la malaria y el paludismo.

También en 1820 y debido a la movilización de tropas británicas en la India se populariza enormemente el uso del Agua Tónica o Tónica para prevenir a los soldados de estas enfermedades.

Con el paso de los años y para combatir su amargor se le añadió Ginebra, lo que fue el origen del conocido hoy en día como Gin & Tonic.

Hoy en día existen multitud de variedades de Tónicas, de diferentes sabores y orígenes, al igual que ocurre con la Ginebra.

Algunas de las más conocidas son:

  • Q-Tonic
  • Fever Tree
  • Original
  • Original Pink
  • Original Cherry
  • Blue Tonic
  • Nordic Mist
  • Seagram´s
  • Schweppes
Espero que os haya gustado el curioso origen de la Tónica.
Esta entrada fue publicada en Cócteles, Cócteles Sin Alcohol. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *